Todos los que trabajamos en el sector de Asesorías y Gestoría venimos desarrollando , no sólo en este momento de crisis ( COVID19), sino desde siempre, un trabajo PROFESIONAL , dejando cada día lo mejor de nosotros, procurando que nuestros clientes reciban la mejor atención, personal y laboral. No sé qué opinarán otros compañeros , colegiados y empleados, sobre la reiterada práctica de los organismos públicos, o para ser más exactos de su funcionariado, de su costumbre de “echar por tierra” nuestro trabajo, cuando encarando al ciudadano en cuestión ante su queja de que el asunto no está resuelto , les digan: ” esto está mal tramitado por su asesoría” y se quedan tan frescos.

Durante estos últimos meses venimos siendo testigos del caos absoluto y la falta de capacidad de la Administración para gestionar los expedientes y trámites que se han originado por la crisis sanitaria y económica de la Covid 19. Estamos cansados de que nuestro cliente reciba , de manera injusta, sin prueba , sin argumento que lo sostenga, y sin la más mínima autocrítica. Afirmaciones de este tipo, perjudican nuestro trabajo , en especial la de los trabajadores de nuestros despachos, que se están dejando la piel desde el día 14 de marzo de 2020.

Creo que es del todo inadmisible, porque todos sabemos cual es la respuesta de nuestro cliente , que “debidamente ” informado por el funcionario de turno , incapaz de reconocer el fallo del sistema le dijo que su asunto estaba perdido, no resuelto o denegado porque su asesor / gestor / empleado le ha hecho mal las cosas . Debemos requerir a nuestros clientes para que sean ellos quienes nos hagan llegar estas respuestas “administrativas” con el fin de conseguir dos cosas : hacer autocrítica constructiva y demostrarle, una vez más, que nuestro trabajo está BIEN HECHO.