Aunque es cierto que los autónomos son clave en la recuperación económica, también son quienes más cargas fiscales han sufrido. Y lo van a seguir haciendo ya que se avecina un 2019 lleno de cambios en su fiscalidad.

Algunos de estos cambios responden a las reivindicaciones de este colectivo. Sin embargo, los emprendedores continúan reclamando mayores mejoras en sus condiciones fiscales que fomenten sus proyectos. Consideran que sus condiciones no pueden compararse con las de los asalariados, ni siquiera tras la aprobación de las nuevas medidas.

Pero, ¿cuáles son estos nuevos cambios a los que tendrán que adaptarse los autónomos en 2019?

 

En este sentido, las principales asociaciones de autónomos han mantenido diversas reuniones con representantes del gobierno en las últimas semanas. El objetivo de estos encuentros era llegar a un acuerdo para fijar las cotizaciones de los trabajadores por cuenta propia.

 

Una de las primeras medidas aprobadas a raíz de estos encuentros es el aumento de la base de cotización en un 1,25% a partir del próximo 1 de enero. De esta forma, esta base de cotización será del 30%, llegando a los 944,35 euros. O lo que es lo mismo, pagarán 5,36 euros más al mes.

 

Sin embargo, las asociaciones no están totalmente de acuerdo con este cambios. Y s que a pesar del aumento de cotización, no aumentan las prestaciones ni mejoran las condiciones.

 

Junto a esto, otra de las medidas aprobadas para 2019 es el derecho de los autónomos a cobrar una prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja. Además, durante el tiempo que dure la baja no deberán pagar la cuota de la Seguridad Social.

 

La maternidad ha sido otra de las claves de las negociaciones. A partir de 2019, las mujeres autónomas contarán con una tarifa plana de 60 euros al mes durante un año tras su baja por maternidad. La condición es incorporarse a su actividad en los dos años siguientes a su prestación por maternidad.

 

Hablando de tarifa plana, ésta se modificará en 2019, pasando de los 50 euros actuales a los 60 euros. Este aumento se equipara al aumento en la base de cotización.

Además de todo ello, ya desde octubre se aprobaron nuevas medidas de apoyo para autónomos. Hablamos de diferentes subvenciones destinadas a actividades de promoción del trabajo. También se destinan para financiar parcialmente los gastos de asociaciones y similares.