Es muy importante que revisemos bien el borrador de nuestra declaración de la renta antes de confirmarlo online, para así comprobar que estén incluidas todas las deducciones y de este modo sacarle el mayor partido.

Si hemos sido padres, hemos de comprobar que no están incluidas las prestaciones de maternidad y paternidad, puesto que están exentas, o el incremento de hasta 1.000 euros adicionales de la deducción por maternidad para cubrir gastosen guarderías o centros de educación infantil.

Otra de deducciones de la que nos podemos beneficiar, es la subida del límite excluyente de la obligación de declarar hasta los 12.643 euros para los contribuyentes que perciban rendimientos de trabajo de más de un pagador.

Finalmente, es muy importante que empecemos a recabar todos los datos que nos puedan beneficiar desde el punto de vista fiscal, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada comunidad autónoma, ya que cada una de ellas tiene sus propias deducciones en determinadas materias, como el alquiler o la adquisición de vivienda habitual, o por algunas situaciones personales o familiares.

Así en nuestra comunidad, la deducción para inquilinos es del 5% de lo pagado por el alquiler de la vivienda habitual en 2018 con un límite de 300 euros anuales, siempre que gane menos de 19.000 euros anuales o 24.000 euros si la tributación es conjunta. La deducción asciende al 10%, hasta los 400 euros anuales en caso de que la casa esté en el medio rural (aquella que se encuentre en municipios o núcleos de población inferior a 3.000 habitantes).